El director territorial de la Inspección de Trabajo, Eusebio Ortiz, aseguró durante la Jornada de Unión de Mutuas celebrada en la sede de la Federación del Metal en Valencia (FEMEVAL), que las principales líneas de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en la Comunitat Valenciana para el año 2018, versarán fundamentalmente sobre el control de la prevención de riesgos laborales, de la siniestralidad laboral, del empleo irregular y la lucha contra el fraude fiscal.

La Inspección de Trabajo realizará unas 15.000 actuaciones en Alicante, 7.800 actuaciones en Castellón y unas 31.500 en Valencia, es decir, unas 54.000 actuaciones en la Comunitat Valenciana para 2018.

Durante 2018 la actividad inspectora controlará mediante las pertinentes visitas, el sector hotelero, industrial, agrario, de la construcción, del comercio (electrónico y las plataformas colaborativas), el sector servicios, el de transporte, el de los empleados del hogar y los sectores donde prima la subcontratación o cesión ilegal de trabajadores, sectores en los que, en palabras de Ortiz, existe una “degradación de las condiciones laborales”.

Por lo que explicó Ortiz en FEMEVAL, en temas de Seguridad Social se llevará a cabo un control exhaustivo de la morosidad con el objetivo de que se paguen las cuotas y lo que corresponda.

También, se perseguirán los indicios de fraude de cotizaciones, como lo son la ausencia total de cotización desde que se crea la empresa o en periodo de beneficios o los incrementos significativos de plantilla en periodos de ausencia de cotización.

Del mismo modo, se perseguirá la utilización de testaferro o cambios continuos de administradores, la incomparecencia sistemática ante la Inspección de Trabajo o el uso de diversos o falsos domicilios sociales, entre otros conceptos.

Por lo que respecta a las relaciones laborales, Ortiz también señalaba que las actuaciones inspectoras se encargarán de luchar contra el fraude laboral, controlando sobretodo la contratación temporal, el contrato para la formación y aprendizaje o del control de supuestos falsos de ERES, entre otras medidas.

La actividad inspectora por lo que atañe a la prevención de riesgos laborales versará sobre la exigencia de la evaluación de riesgos, sobretodo en PYMES y MicroPYMES, a través de la lucha contra la siniestralidad, del análisis de las condiciones de trabajo, mediante una campaña para la inspección sobre los riesgos musculo esqueléticos y los riesgos psicosociales o a través del control de obligaciones básicas y de la calidad de las evaluaciones de riesgos elaboradas por los SPA, SPP y revisión de las auditorías de PRL, etc.

En este sentido, el director de la Inspección de Trabajo, ha anunciado para 2018 la “propuesta de endurecer las penalidades a las empresas que realicen contratos temporales sin causa”, “el control del uso fraudulento de la contratación con el objeto de convertir en indefinidos aquellos contratos que cubren necesidades permanentes”, “la correcta cumplimentación de los partes en caídas” y “la formación en materia de riesgos laborales”.