La nueva Ley del Juego de la Generalitat Valenciana, que se encuentra en fase de anteproyecto, contempla en su disposición transitoria quinta, una breve regulación de las apuestas en la pilota valenciana, una práctica “ilegal” o mejor dicho, según nuestro criterio, “alegal”, que se viene realizando desde hace siglos y que antes de la profesionalización servía para pagar los salarios a los jugadores.

La idea del gobierno es legalizar las «travesses» para evitar en un futuro posibles denuncias de otros operadores del juego en la Comunitat Valenciana.

Sin duda existe desde hace años la necesidad de regular y parece que ahora el legislador “apuesta” por ello y esperemos que el desarrollo vía reglamento sepa darle un tratamiento adecuado a una práctica ancestral que ahora debe “jugar” con leyes del siglo XXI.

Al parecer la nueva ley fijará que cada partida de pilota tribute 100 euros a la administración valenciana para poder celebrar las apuestas.

Esperemos que no haya un excesivo afán recaudatorio por parte de la administración y que la oportunidad que va a brindar el nuevo texto legal sepa aprovecharse para regular una actividad que puede suponer una importante inyección económica para el deporte de la pilota valenciana.

Además, podría mejorar las condiciones de los profesionales y por extensión podría nutrir a la base de recursos.

La legalización de las apuestas puede suponer la entrada de patrocinadores que hasta ahora tal vez no tenían la necesaria seguridad jurídica para invertir en el deporte por miedo a la indeterminación que se vivía con las apuestas en los “trinquets”.