El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado al reglamento de protección de datos. El objetivo de este nuevo marco es garantizar unos estándares comunes adaptados al entorno digital y devolver a los ciudadanos el control de sus datos personales en un mundo de teléfonos inteligentes, redes sociales, banca por internet y transferencias globales. También incluye nuevas normas mínimas sobre el uso de datos para fines judiciales y policiales.

Tras más de cuatro años de intenso trabajo,  el Parlamento Europeo aprobó el nuevo reglamento general de protección de datos, que reemplaza a la obsoleta directiva sobre la misma materia, ratificada en 1995.

Este nuevo texto, que entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE y que será de aplicación directa en todos los estados, es un paso definitivo para armonizar las normativas vigentes de los países de la UE.

Entre las disposiciones que aparecen en este extenso trabajo legislativo hay que destacar el derecho de rectificación en Internet -conocido como derecho al olvido-, mediante la modificación o supresión de datos personales; la obligación de obtener un consentimiento claro y afirmativo de los usuarios; el derecho a ser informado sobre un posible pirateo de datos personales; así como multas de hasta el 4% de facturación global de las empresas en caso de infracción sobre estos datos.

Este paquete normativo incluye además una directiva sobre transmisión de datos para cuestiones judiciales y policiales. La intención de este texto es proteger a las personas implicadas en investigaciones policiales o procesos judiciales -víctimas, acusados o testigos- mediante la clarificación de sus derechos y el establecimiento de límites en la transmisión de datos.