Un aspecto que ha pasado desapercibido en el nuevo Real Decreto-Ley y que podría acabar con la reducción de jornada: podrá solicitarse el teletrabajo para fomentar la conciliación familiar.

Art. 34.8 ET.- Las personas trabajadoras tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación de su trabajo a distancia, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral.  Dichas adaptaciones deberán ser razonables y proporcionadas en relación a las necesidades de la persona trabajadora y con las necesidades organizativas o productivas de la empresa