En este año, cuando alcanzamos nuestros primeros sesenta de existencia, desde los parámetros que siempre nos han guiado y de una forma muy nuestra, hemos querido rendir un sentido homenaje a nuestro fundador y a todos aquellos que han hecho posible que sigamos manteniendo la misma ilusión que llevaron a Jesús Bonet Alcón a dar el primer paso de esta apasionante andadura.

Y gracias, por supuesto, a Jesús Bonet Sánchez por sus enseñanzas, y por saber transmitirnos su forma de entender nuestra profesión, tan única, tan cuidadosa y tan sufrida, pero siempre desde una plena e irrenunciable vocación de servicio de la que todos los que formamos parte de esta familia, hacemos gala allá donde vamos.

Entrañablemente, gracias a todos